magia

Navegaciones

¿A donde voy dirigiendo este barco con infinitos mundos en su interior? En este barco conmigo como única tripulación, anclado a él como él a la marea de este universo, avanzando entre millones de galaxias.

Anuncios

Los por qués

“La música es una revelación mas alta que la filosofía” Bethoven

 

Así reza un busto dedicado al autor a las afueras del conservatorio de música de Guadalajara, mi ciudad natal, así reza mi vida desde hace varios años, la música me ha movido siempre, me ha revelado verdades para las que simplemente no he encontrado palabras, me ha sacado del abismo o me ha acompañado en el, me deja en campiñas o me lleva a las nubes, dentro de la turbulencia de mis pensamientos, la música me viene a traer calma, a veces canciones insidiosas que no dejan de molestar en mi interior o mi exterior, pero la mayoría del tiempo, notas que descifrar, formas por descubrir o redescubrir, entrar a este mundo en cuerpo y alma y descubrir que no hay nada tangible en el y sin embargo es tan real, no hay colores ni formas a la vista, no hay palabras o ideas (no por el hecho del sonido en sí y cuando las hay el encuentro es de dos mundos) no hay texturas pero lo están, de alguna manera, este arte tan efímero y tan perdurable, lejos, muy lejos de las limitaciones del lenguaje de la palabra, creo que todos necesitamos de esta forma de expresión para esos asuntos en que lo que se quiere decir escapa a las palabras, hay atardeceres que solo pueden ser descritos con una melodía.

El tarot

tarot-marseille-complet

 

Tengo frente a mi uno de mis mazos de Marsella, replica del primer mazo que compré, el loco hasta arriba, avanza con su bastón y su pequeña bolsa conteniendo su vida, como la imagen clásica del vagabundo, ese ser que llega de pronto de quien sabe donde, para cambiar todo el panorama a su alrededor, pues de pronto en la normalidad de la vida aparece algo distinto, algo fuera  de las reglas de lo cotidiano, un animal le persigue, le anima? le molesta? bien pueden ser ambos, como sea su bastón esta firmemente clavado y avanza con esa seguridad, hacia donde, quizás ni el mismo lo sabe, así llegó el tarot a mi vida, interrumpió en lo cotidiano y con paso seguro conectó conmigo para contarme secretos sobre mi, ese loco era yo avanzando sin dirección; solo con un montón de cosas en mi mochila, cosas útiles, cosas inútiles. Y de pronto mi mente estaba ahí guardada, esperando a ser dispersa en la mesa del mago, para poder ser registrada en el libro de la papisa, ahora el dialogo con mi interior es un juego, algo que disfruto y a veces, cuando no llevo la mejor parte también lo padezco, pero solo para aparecer una vez mas al final del túnel, de nuevo saliendo a la luz, muchos momentos ha pasado el loco que tengo frente a mi en esta carta rectangular, hasta llegar a su mesa, donde dispone de sus elementos para efectuar su labor “mágica” en mi caso, la música.

 

De pronto la decisión reside solo en mi, ya no es el loco que camina por ahí, ese que sabiamente me trajo hasta aquí, para hacer aquellas cosas que amo, he dejado por un momento de lado el peregrinar para concentrarme en la tarea, de expresarme en un lugar donde me siento tranquilo de hacerlo, donde mi arte encuentra su valor frente a la multitud, donde vivo el reto de sobrevivirlo, donde la búsqueda creativa comienza a vislumbrar formas tan esperadas, de pronto el diálogo con los arcanos en mi interior se vuelve mas palpable, me observo desde el centro de mi mente humana, esa hecha para fallar y aprender, el día transcurre y yo sigo escribiendo al infinito, sin saber muy bien por que, pues igual que hace mas de 15 años es algo de lo mas visceral que tengo. Me gusta recapacitar el tiempo mientras trato de definirlo como el camino que trajo a este loco, hacia esta ciudad, pero ya hay muchas vueltas tras de mi, no podría seguir la ruta completa del camino con la vista, mas allá de la última colina que acabo de cruzar, así que me concentro en saber que vengo llegando y tengo un montón de elementos que combinar para dar paso a las formas que habitan mi mente desde la infancia; el loco al frente de mi tarot, mira, pensando si le alcanzará si no es solo una mas de las loqueras fallidas de su pasado, si es una de esas pocas pero certeras veces en que tuvo razón de su presentimiento, sabe que el resultado puede ser la gloria o el desastre.

 

Pero el loco no es mas que uno de los muchos personajes que habitan este reino de 78+1 habitantes, así mi loco me acompaña con sus 77 compañeros dentro de su bolsa, para desplegarme la información de lo último que acontece al interior de mi reino, en el que ahora avoco todas mis necesidades de control dejando a ordenes mas grandes y viejos el ordenamiento de mi alrededor, soy de pronto el artífice de mi existencia y nada mas, tarea nada fácil, pero confiada al trabajo y la práctica de mi oficio como músico y la inagotable fuente de la búsqueda creativa, me nutro de días lluviosos, donas, cigarros de marihuana, cervezas con amigos, días sin trabajo, días de ocio, días de infierno; nutro mi expresión de lo que la vida me pone al paso y trato de mantenerme en el equilibrio del trabajo constante, algo no muy fácil para mi mente inquieta por naturaleza, el tarot después de todos estos meses me ha mostrado las 78 formas y números de mi interior, para alumbrarme en mi camino por el exterior, tengo ahora la lampara del ermitaño que alumbra su camino, solo lo necesario, el tarot, espejo del interior que como el espejo de Galadriel en la obra de Tolkien nos muestra, cosas que fueron, cosas que son y cosas que tal vez serán, cosas con o sin sentido, de ayuda o a veces en apariencia inútiles, de cualquier forma el diálogo nunca es nulo, pues el interior siempre tiene algo que contarnos sobre lo que observa a su alrededor, sobre sus anhelos o temores, ocultos o aceptados, es entonces cuando la decisión se vuelve consensual y auto consciente.

 

El mundo exterior puede seguir girando en su eterna rueda, pero la conciencia puede mirar desde abajo, desde arriba o desde afuera según el caso, de cualquier forma el punto es estar, ser en medio de todas las fantasías y engaños del mundo, sin perder la calma, el disfrute y el aprendizaje de cada momento, me enfrento a situaciones sin sentido a menudo y las veo como oportunidades y chispazos de cosas nuevas y con el paso del tiempo veo como ese loco que avanza por el tiempo entre nosotros en forma de un grupo de cartas, soy yo en el sentido mas humano de la palabra pues cada quien avanza con sus propias locuras y genialidades al hombro que son parte de lo que mas define a esta humanidad tan genial y sin sentido, al menos en apariencia para nosotros desde nuestra ventana individual.

El loco, el tarot, mi locura humana, individual y universal.

Mudanzas en “La región mas transparente del aire”

Me encuentro en la colonia Santa Ursula Coapa en la ciudad de méxico, para mis adentros, esto es aún y será siempre el Distrito Federal o el defectuoso o el defe como gustamos de decirle muchos todavía a pesar de lo que digan las pantallas que en vez de dirigir el transito anuncian pomposas la nueva constitución política y nombre de la ciudad, algo muy del defe, usar los recursos públicos para promocionar al gobierno en algo inútil, aún así estoy aquí por que incluso eso me parece extrañamente adorable, hace ya varios años que conocí esta ciudad una de las tres peleoneras por el primer puesto en población a nivel mundial, DF, NY y Tokio, las capitales de dos imperios sumisos a un tercero, representado socialmente por la estatua de la libertad en NY, de los sumisos el mio el que mas, robado, despreciado y esclavizado por el comercio mas injusto, aquí vivo, orgulloso y avergonzado de mi imperio decadente, como cualquier capitalino de cualquier imperio, es esta la ciudad mas antigua del continente, cuando los españoles llegaron aquí ya era un hervidero cosmopolita de gente, mas grande que cualquiera de sus ciudades, mejor organizado y construido, pero indefenso ante la viruela y la falta de higiene de los europeos y así es que aquí estamos todos nosotros un montón de mexicanos, considerados por muchos una de las personas mas locas de esta humanidad, difícil no reconocer los hábitos de un mexicano, donde sea que estos se encuentren, según me ha contado gente de cuatro de los cinco continentes que ha venido hasta acá para ver si todos somos así y pues si nos parecemos un poco, solo un poco, conocí esta ciudad haciendo una hora para poder llegar al primer metro la estación de cuatro caminos al noroeste de la ciudad, la cantidad de personas me abrumó desde el principio, el caos, el ruido, la cumbia, los puestos el griterío, mas gente, siempre mas gente, solo era la terminal de una de las 12 lineas de metro que no cubren ni la mitad de este monstruo, no parecía tener fin, aún no parezco estar cerca de encontrárselo, nadie parecía obedecer alguna regla de comportamiento mas allá del tengo que hacer lo que tengo que hacer y no importa nadie ni nada mas, los autos, la gente cruzando al azar, calles enteras invisibles bajo los puestos y las micros, uno de los muchos transportes colectivos de esta ciudad, así la vi por primera vez, me asombró y para mi sorpresa me gustó, mi vida entera ha sido un caos, aún contra mi voluntad y eso parecía ser esto, nací y viví la mayor parte en una ciudad grande de esas de varios millones, pero esto trascendía eso incluso, no había nada comparable, no lo hay, todavía no conozco las otras dos, pero me gustaba, no dejaba de identificarme con toda esa gente corriendo, muchos mal encarados, otros demasiado felices, todo al extremo, así ha sido mi vida, me sentí perturbadoramente identificado, me sentí tranquilo, en casa una enorme, desordenada, sucia, como tantos aspectos de mi vida, se me enseñó a usar el metro, la primera regla de sobrevivencia en esta ciudad, me encantó, lleno de gente como cualquier lado, lleno de vendedores gritando hasta el grado de aturdirme, ya no pasa, salvo una que otra vez cuando invaden los andenes y se convierten en una especie de purgatorio lleno de almas gritando por llamar la atención de algún salvador, todo tan informal, los policías haciendo caso omiso de todo eso, sería estúpido pretender controlar a todos, atravesé la ciudad de oeste a este, y al salir era lo mismo, mas gente, mas gritos, mas informalidad, mas polis platicando, mas gente siempre mas gente, era tanto el caos allá afuera que el caos de acá adentro era intrascendente, dormimos en casa de unos amigos del amigo que me trajo aquí, una pareja de hermosos malabaristas que nos acogieron por una semana, en las inmediaciones del aeropuerto, era la locura ver pasar los aviones a unos metros de las casas, como si fuesen a aterrizar en la calle, así fue mi primera vez aquí, hubo algunas mas antes de venir solo, trabajando siempre en las calles, siempre tocando por unas monedas, la gente en esta ciudad ama la música, mas que muchos otros distractores y siente una especie de respeto y veneración por el músico, callejero o de sala de concierto, así que me enamoré aún mas de esta gente, de pronto andar solo por estas calles ya no era algo temible, bueno casi nunca, sabía que ante todo lo importante era no dejar de trabajar, algo que esta gente valora muchísimo, así que me dedico a trabajar mucho haciendo música.

 

Hoy varios años después quizás cuatro, vivo aquí por que me hace feliz andar entre esta gente, algo lunática, impredecible, pero muy amorosa y trabajadora, desde el rico hasta el ladrón que se entrecruzan todos los días, es difícil, es cansado, claro, moverse a hora pico en el metro o la calle no se lo deseo a nadie, pero no hay de otra algunas veces, amo estar aquí aunque mas de un día haya odiado las incomodidades de este lugar y los extraños y muchas veces egoístas modos de esta gente, amo vivir aquí pues como artista en méxico quizás sea una de las pocas ciudades donde se puede aspirar a vivir y desarrollarse decentemente en nuestra difícil y menospreciada profesión, se me ha cuestionado, criticado y burlado por esta decisión desde mi ciudad natal, por amigos y familiares, pues esta ciudad es quizás la de peor fama en el país, ¿Por que te gusta vivir allá? ¿Ya no quieres a tu ciudad? ¿Te crees mucho? ¿A poco te va bien? ¿Acaso eres tan talentoso? ¿Como es que los aguantas? ¿Que no pudiste hacerla aquí? ¿No te bastó guadalajara? ¿Somos poco para ti? son solo algunas de las preguntas que últimamente se vuelven mas frecuentes y agudas, a estas alturas responderlas me es muy cansado, mas cuando voy en una combi atestada de gente que todo lo pide de por favor y gracias, que aguanta olores e impropiedades de quien sabe quien por ir a trabajar, no puedo evitar pensar que si alguna de esas personas viviera lo que se vive todos los días acá por llevarse el pan a la boca entenderían y apreciarían la poca tranquilidad que le queda a mi ciudad natal, no los culpo por no vivir esto, por que los quiero lo agradezco, yo lo hago por que  mi locura encuentra sosiego y un buen sueldo en este lugar, no encuentro otra razón ademas de las combis llenas de cumbia y “rock en tu idioma” además de la gente que te dice hermanito, o te habla de usted, la gente que te invita un taco en el lugar mas rico o el mas pobre, en este lugar quien no saber ser buena gente con los demás sufre, y quien si lo es también pero un poco menos, por eso amo vivir aquí creo que me lo merezco por lo bueno y lo malo que he hecho, esta ciudad como la loba que amamantó a Rómulo y Remo y nos amamanta con amor de perra, a veces nos muerde y sangramos, pero también nos defiende y nos abriga amo mi trabajo pero ni de el dependo, en una semana espero además vender algo por ahí a las afueras del metro con mi amiga como tanta gente, amo esta ciudad pero podría irme mañana si lo deseo, solo es que me la paso bien, me recibió y me trató de la manera mas linda que supo y yo le trabajo todos los días, se me enseñó desde el primer día en este lugar que siempre hay que regresar una moneda a quien la pide en el metro, al informal, hasta a el que finge ser ciego en los vagones del metro, no siempre, pero de vez en cuando como impuesto por las que recibo, hay que dar para recibir, una de las grandes lecciones de esta ciudad que si no lo haces te come, sin que te des cuenta, ahora me encuentro endeudado hasta las cachas, me esperan largas jornadas de trabajo pero valió la pena por vivir la experiencia de vivir en una de las tres ciudades mas grandes del mundo, la mas vieja del continente, capital de un imperio glorioso y también injusto, pagamos todos aquí ese karma, pero miramos las pirámides con orgullo después de 700 años, avenida insurgentes sigue llena de vendedores, xochimilco lleno de flores y canales mejor construidos que los de venecia,”aquí nos toco vivir, en la región mas transparente del aire” decia Ixca Cienfuegos en la novela homónima de Carlos Fuentes, así es, aquí nos toco vivir, bajo la nata de contaminación eterna, sobre las calles llenas de mugre y sudor, entre ladrones y santos, no se sabe donde esta la raya que los separa si es que la hay, solo se sabe que hay que salir a sobrevivir, a trabajar o lo que sea, pero no quedarse ahí nada mas, la gente afuera hace el resto, moviéndote como ola; aquí pago yo mi deuda con el karma, mis errores de administración, mis sueños egoístas, mis anhelos irrealizables, mis pendejadas vamos, pero también aquí gano alegrías fugaces, agradecimiento de gente en infiernos igual o peores que el mio, aquí recibo unas monedas afuera del metro por un jazz novatamente tocado y mi alma descansa al fin por ello, mientras rendido cada noche caigo para ver salir el otra vez por la mañana que poco a poco clarea la larga noche de mi alma, dormida aún como el Iztacihuatl y mi espíritu humeante como el popocatepetl que velan el sueño de estos millones y creo que todo esta donde debería estar, mientras las pirámides construidas por los dioses en la noche los tiempos aún resguardan la capital de este imperio.

¿Y el mundo? Girando como siempre

Este mundo ha cambiado tanto en una década, no se si sea la natural percepción del cambio del ser humano, todos mis mayores me lo dijeron alguna vez, pero sigo advirtiendo algo en común, tantas cosas repetidas, antes por tv, antes de eso en radio, ahora en internet, encontramos lo que queremos, pero ¿Qué queremos? Hay tantos sueños a la venta allá afuera, pero ¿Y los propios? ¿Donde esta la individualidad? En un mundo de conceptos, formas y sentimientos tan perfectamente etiquetados y listos para usarse, a mi parecer solo dentro de uno, en su refugio mas profundo, ese que nadie conoce, es fácil salir a la calle y encontrar algo con que cubrirse, un abrigo, una idea, una religión, un partido, un equipo de cualquier deporte, una ciencia (eufemismo de religión) y de pronto, el mundo sigue girando y uno aquí viendo este enorme supermercado del vivir, tratando de ver si te alcanza o lo pagas en abonos, dudas sobre la vida, cariño por mis veintes, no lo se pero me encuentro en un mundo del cual solo me puedo asir de mi mismo, en este mundo donde bueno, me han  hablado mas personas en una semana de whats app que en los últimos dos años de mi vida, a Dios gracias, como dirían mis ancestros, la vida me enseño el verdadero desapego, te necesite o no, te ame o te odie, la muerte determina tu estar y solo eso no se puede cambiar, lo demás solo es transcurrir hasta ese punto final, mientras tanto elijo amar, con el dolor y gozo que significa.

Es interesante pensar la manera en que las grandes masas reaccionamos a las formas que nos imponen desde fuera, algunos sujetos en algún buen restaurante planean nuestras próximas aversiones y el mundo sigue girando y yo solo me consuelo en los beats de uno de los pocos DJ que se han ganado mi corazón, ese buen japonés que subió a su auto un día que no debía y hoy solo nos queda su hermosa manera de hilar megabites, es triste no el  pensar en la muerte sino en la falta de amor por nuestra propia belleza, por la nada que somos frente a lo eterno, como la música que late en nosotros como en las estrellas que pulsan a su ritmo, en la luz que nos baña en todo el universo, como los átomos que nos conforman sin darnos cuenta, pero todo eso solo parece tener validez para el hombre moderno si consta en este miasma primigenio de nuestra futura conciencia global, se nos alaba la mente, pero se nos separa de su control, se nos habla de nuestro futuro desarrollo pero solo nos veo como gente cada vez mas dependiente de tecnologías que estamos cada vez mas lejos de entender, la tecnología nos hará la vida mas fácil pero demasiados pocos piensan en el sistema comercial que nos vende ese desarrollo, encuentro gente ignorando que una compañía no tiene corazón, a la hora de vender un iphone, que la coca no quiere la salud de sus consumidores, que google no cobra por que bueno, NSA y… la CompañIA; veo un mundo lleno de revistas en facebook que le hablan de chamanes a muchachos ansiosos de probar las drogas; de Dios a fanáticos, ateos o religiosos;  veo gente que ignora el dolor de un criminal o la santidad del que vive entre ellos sin dejar de ser una buena persona en una ciudad de pecado; hay un mundo de ideas tan prefabricadas que ser un disidente también es un paquete a la venta, por que para ser bueno hay que ser o vegano o vendedor de carne, o ateo o religioso y los hippies se roban las novias entre si, aunque su amor sea libre y venden clases de yoga y sesiones de ayahuasca al que tenga dinero, no importa si tiene conciencia o no.

Así el mundo es un mercado, pero no hay tantos jesuses en el mundo (y valla que los hay) ni látigos para abarcar tan enorme mercado, no se diga Ebay, de modo que no me queda mas que hacer cuentas, con monedas, horas de atención, eufemismos, y demás cosas que te cobra la vida moderna, mientras el mundo sigue girando dando vueltas al sol en lo que nos empecinamos en llamar años y mas iphones y mas wearables y mas perfumes y mas ropa y mas de todo, por que todo lo hay y si no se esta inventando para salir el próximo verano, pero el mercado ya no es de una pequeña viejecilla, solo tenemos industrias de 100 mil  empleados en una linea de producción alrededor del mundo, almacenes mas grandes que tres canchas de fútbol para guardar todo eso, el mercado hoy es una pantalla con conección a tu cuenta de banco, o un programa en netflix y la vida se vuelve cada vez mas etiqueta, mas estándar, mas perenne, así como soñamos cuando tememos la muerte, pero las compañías no temen las de otros, menos de sus productos que fallan cada vez mas rápido, que están mas lejos de ser entendidos por sus usuarios, por que el hombre moderno no puede perder tiempo valioso de producción en aprender algo nuevo, así veo muchos cambios en este mundo, en este siglo, en este milenio, solo los veo como esas ruedas que Jhon Lennon veía pasar y bueno ahora me divierto, pero no se puede no ver esa gran masa caminante y cabeza gacha que puebla este nuevo mundo moderno, valga la redundancia si es que la hay; miramos lo de afuera sin saber que lo de afuera solo es reflejo de lo de adentro, atados a sus propias ideas, como si no vinieran de afuera también, pues adentro es mas allá del pensamiento, veo gente buscando aquí y allá, sin el amor y el entusiasmo que son fundamentales, sistemas nuevos de comunicación que nos quitarían las trabas de comunicarnos y que solo han establecido nuevas normas y reglas de socialización ¿Te dejaron en visto? Es que no le ha dado me gusta. No no soy reticente a las nuevas formas de comunicarnos, las entiendo y podría usarlas mejor si me lo propusiera, pero lo que veo en estos nuevos medios son tantas formas vanas y artificiales de aferrarse a lo inaferrable, de continuar los mismos procesos fallidos de socialización en un plano virtual, la gente aún llevamos nuestra ignorancia a cuestas con o sin tecnología, se sabe mucho y no se entiende nada, todo mundo explicamos pero nadie comprendemos; la paz y el amor solo estan dentro de uno, solo así podríamos compartirlos afuera donde el mundo es forma muerta, ya hecha por nosotros mismos y nuestra percepción que es lo mismo pero no es igual.

Ámate, date eso que amas de los demás, dáselo a tu ser mas profundo pues eso es lo que te pide, mas a tu yo no podría gustarle sentirse incompleto. Odiate, eso que odias de los demás desentiérralo de tu pozo mas profundo y míralo con el amor que se ve una gema envuelta en barro por que es tuyo y nada mas.

Por eso de pronto todo me parece casi igual, las chicas aún se maquillan y los hombres aún deben invitar, pero ahora todos trabajamos mas por menos dinero, veo gente floja de aprender, u orgullosa de su pensar, veo tantas cosas que en mi no quise ver, me retiro y busco en mi la paz, trato de pensar que necesito abrirme al sonido del campo, ese que sin darme cuenta es solo una parte tan pequeña en mi vida, ahora, tan hecho de vuelta a la ciudad, tan olvidado otra vez de las estrellas y el campo abierto, donde la mente no necesita limites para el paisaje, para no pensar y sentirse pequeño, sin necesidad de ser y miro alrededor mientras siento el interior y veo la misma hermosa humanidad cada vez menos consciente de lo hermosa que es, por que también es horrible y no esta mal pues lo horrible vive en nosotros como parte de lo hermoso, así como la muerte le promete un beso a la vida; se que todo se difumina, se extingue por ello carecería de sentido crearlo, como todas estas palabras, pero no es así, pues mientras el mundo sigue girando a no me acuerdo cuantos miles de kilómetros por segundo, ahora puedo ir tranquilo a desayunar.