letras

“Artes”

Hay cosas que deben ser expresadas por el solo hecho de conllevar tras de si un enorme contenido, emocional, intelectual, primitivo, el detonante no es tan importante a la hora de centrarnos en la necesidad de expresión en sí, es esa necesidad la que nos lleva a acciones a veces inimaginables, a la altura de la voluntad de quien se quiere expresar, de ahí se parte a caminos intransitados en la experiencia personal, a toparse con miedos, obstáculos y desencuentros, pero a veces la necesidad es mas grande, tan grande como el mundo enorme que uno lleva dentro de si, experiencias, deseos y la vida interna y externa son volcadas sobre cualquier medio disponible, la mayoría de las personas que conozco dentro de esta forma de vivir llevan dentro de si un inmenso mar de vivencias, cotidianas y extraordinarias entre cruzándose deseando salir al mundo de las formas mas inesperadas, letras, notas, esculturas, movimientos, formas, imágenes todo el contenido de su historia agolpado frente al instrumento que eligen consciente o inconscientemente, son espejo de aquella realidad que perciben, pero también son matriz generadora de lo desconocido, todo el interior en mi manera de ver las cosas es susceptible de ser expresado en formas físicas, eso produce un enorme placer tanto al que lo produce como a quien lo escucha, generando un circulo de  comunicación completo en su sentido mas profundo, dedicarme a la expresión de las cosas, me ha brindado un conocimiento de mi persona y de la realidad cambiante, siempre en busca de nuevos elementos para conformar mi mundo interno, el de mis memorias, que me nutrirán a nuevas experiencias, considero que juego solo uno de los roles dentro de este mundo plagado de ellos y me complace servir con mis experiencias a alimentar de forma tan viva las experiencias de los demás, es por eso que creo que el bienestar del arte debe ser algo universal una herramienta necesaria para la expresión de lo inexpresable.

Después de la calma de la creación solo viene un campo mas fértil para nuevas semillas, el arte en mi experiencia personal es una de las mejores medicinas para el alma, para la mente, para las situaciones de la vida que están mas allá de nosotros en un lugar  donde se podría vislumbrar todo esta gran obra artística que es la vida en todas sus vueltas.

Hagamos del vivir un arte.

Anuncios

Instantes de tiempo

Un instante de tiempo colapsado, veo tantos años pasados para bien o para mal, en quietud, enorme quietud, invividos, pero presentes en esta cama que me absorbe a pasados con discman, pasados donde aún me buscaba un lugar en la vida que ya tenía, no quiero continuar en esa sombra, no volverán tantos años en la pregunta eterna, en el plan por hacerse, no volverán los años en que podía hacer algo por todas esas chicas que me guiñaban el ojo y que al final se quedaron esperándome con otro en brazos, no volverán sus gemidos guardados bajo sus prendas aguardando a mis embates, no volverán tardes de correr bajo la lluvia y lamento tanto pensar, tanto dejar ir aquellas sonrisas llenas de encanto.

Tiempo colapsado de tardes de poesía que no existieron mas que en la soledad de mi cuarto, de bandas que se quedaron como esperma en un condón, años de tantas decisiones esperando por mi, aquí veo todos esos años de música que no me animé a hacer, de fotos que no tomé, de tantas cosas que podría haberle dado a mi ciudad con sus torrenciales lluvias que embellecían todo lo verde, aquí en esta cama enmedio de 22 millones de almas veo agolparse todo lo que no viví, lo que nos negué a mi y al mundo y lo lamento, lamento tenerle miedo a vivir y dejar que los años se juntaran en un larguísimo mañana, hoy aquí en esta cama se concentran todos esos recuerdos no vividos, esas tardes de borrachera y sexo que me evite y quisiera tener todo eso aquí, en mis manos, en las manos de lo hecho, tantos nombres de chicas, de amigos, de bandas, de canciones, de libros, de tantas cosas que están lejos ahora a mas de 500 kilometros y sobre todo lejos del presente, lejos del pasado o del futuro, solo cerca de mi memoria de lo que pudo ser, todo eso se reúne en esta cama hoy y toma la forma del aire invadido por notas que me lo advirtieron y no quise escuchar, tan frustrado como un japonés pero sin sus habilidades, todo se agolpa ahora en esta cama abandonada, lo veo y lo conjuro a desaparecer en el no-tiempo que ya habita, le digo a los fantasmas que se vayan ante la verdad de una vida incierta, la que me aguarda en la proximidad del tiempo, que dejen de pesar los días no vividos de mi existencia que se cuentan quizás por miles.

Les daré vida en letras, en bits, para que podamos así descansar y vivir en paz.

 

 

La hora del baño

Lluvia, lluvia artificial sobre cada articulación de mi cuerpo, algo que arrastre al drenaje todo lo que siento, que lo lleve por las cloacas de esta ciudad que siente de mas, que lo arrastre bajo las vías subterráneas del metro, que me deje solo con la tranquilidad de un muerto, sin sentir, sin pensar, sin desear, solo listo al llamado de las notas, solo sentimientos con traje de acordes de séptima, lluvia artificial que se lleve toda la incertidumbre del músico cuando esta fuera de su mas segura zona de confort, lluvia que me descorra la mirada coqueta de tantas mujeres, aunque todas carezcan de aquellos ojos finos, dulces y cálidos que me han llenado del moho del amor guardado.

Retrospectiva de mi amarte y no entenderte

De pronto nada había de ti o casi nada, solo el certero rastro de tu no querer estar, que yo disfrazaba cada día con historias, pretextos, chaquetas mentales, sabía que sufrias y jamás he sufrido tanto por saber algo así, jamas había sentido tal desesperacion de saber del dolor de alguien, solo sabía que sufrias, que te dolia, pero que no querias nada de mi, que nada de mi te servía en esos momentos y no entendía por qué, me lo preguntaba y se lo preguntaba a los letreros de las calles, a los postes, a los teléfonos públicos, tan solo saber como estabas, se de tu casa pero lo que sentía era tu no querer estar, mi mente y mis sentimientos viajaban de arriba a abajo, buscando el porqué, el como o el cuando, sufría por tu dolor, sufría por tu rechazo, sufría por el no saber, por saberme no importante, no entendía nada y no lo hago ahora que apareces otra vez solo para decir hola, mis sentimientos y mi mente colapsarían si no lo hubiesen hecho ya, victímas de esta locura de vida que es la mia, pero sobre todo se que como sea te quiero, que solo espero que esa sonrisa se mantenga aunque no la pueda ver, aunque la sienta cruel, que fue bueno saber que podía sufrir por alguien de esa manera, a cambio de nada y sin rencor, todo cambio en unas pocas semanas, mi vida de pronto fue girada y en medio del remolino solo a quedado este pedazo de yo que puede teclear algo aún, tanto te necesite contar en ese momento, ahora solo son recuerdos de una ensoñación pesadillesca y absurda que se prolongo mas allá de los días, crisis, sucesos extraños, sueños, pesadillas, verdades de muchos años, tanto de mi vida que buscaba tu opinion y tanto que queria ser compartido, pero solo estaba tu no estar, el mas triste que he tenido, te quiero quizás con riesgo para mi, te temo y te huyo, te busco y te dejo, pero ahora las consecuencias de mi propia crisis se agolpan, me roban de toda atención y me dejan solo extrañando la seguridad y sobre todo la alegría que me dabas.

Ahora solo tengo tu hielo, justo cuando la noche dentro de mi es mas fria y obscura que nunca.

Los por qués

“La música es una revelación mas alta que la filosofía” Bethoven

 

Así reza un busto dedicado al autor a las afueras del conservatorio de música de Guadalajara, mi ciudad natal, así reza mi vida desde hace varios años, la música me ha movido siempre, me ha revelado verdades para las que simplemente no he encontrado palabras, me ha sacado del abismo o me ha acompañado en el, me deja en campiñas o me lleva a las nubes, dentro de la turbulencia de mis pensamientos, la música me viene a traer calma, a veces canciones insidiosas que no dejan de molestar en mi interior o mi exterior, pero la mayoría del tiempo, notas que descifrar, formas por descubrir o redescubrir, entrar a este mundo en cuerpo y alma y descubrir que no hay nada tangible en el y sin embargo es tan real, no hay colores ni formas a la vista, no hay palabras o ideas (no por el hecho del sonido en sí y cuando las hay el encuentro es de dos mundos) no hay texturas pero lo están, de alguna manera, este arte tan efímero y tan perdurable, lejos, muy lejos de las limitaciones del lenguaje de la palabra, creo que todos necesitamos de esta forma de expresión para esos asuntos en que lo que se quiere decir escapa a las palabras, hay atardeceres que solo pueden ser descritos con una melodía.