Mes: septiembre 2014

Del recuerdo de tu piel hecha humo en la noche

Tarde era, lluvioso también y tu piel me aguardaba, yo imaginaba lo que después no creería, subí y bajé tantas veces con esta canción que escucho ahora como salida del azar de tu sonrisa en tu cabeza tan tranquila y tropical, que tan fácil me llevaba a la locura de amarte y/u odiarte, pero sobre todo de amarte, con todas mis ganas de arañarte la espalda, como el par de gatos que nos gustaba ser tantas veces al día.

Hoy naturalmente es recuerdo, recuerdo de lo que se debe hacer en una noche y a la mañana-tarde siguiente despues de un largo viaje juntos mojando con gemidos el camino, hoy llegas de nuevo a mi memoria moviéndote bajo de mi y solo pienso que con todas esos días que tanto sexo tuvimos, debimos haber tenido el doble por lo menos y sabría así mas cosas sobre tus piernas y su manera majestuosa de mantener tu sexo, debía haber sido un poco menos imbécil de juventud a la hora de decidir sobre ti.

Hoy no tengo idea si leerás esto o en que momento de nuestras vidas lo harás, pero se con el recuerdo de tu refrescante presencia en medio de la humedad de xilitla que ya eres luz del recuento de mis días y que lamento de esta historia haber sido el ganador que sufrió menos.