Tux y yo

Tux.svg

 

 

De nuevo al amparo del pingüino, como ellos allá que no pueden volar por el cielo pero si bajo el agua, todos juntitos en el invierno para resistir el frío, así vive uno en este sistema operativo, en sensación de amparo de parte de los iguales, aquí aprendí que libre no significa gratis, casi todo en linux cuesta, cuesta esfuerzo y amor por aprender, ganas de no moelstar a los demás y resolver las cosas por uno mismo, sin olvidar que al final siempre habrá alguien que te heche una mano, hace ya varios años que comence a caminar de la mano de Tux, en sus muchas presentaciones, la primera Ubuntu, problemas, dificultades, hardware, siempre la puerta que estaba cerrada para avanzar pertenecía a una poderosa marca, siempre la puerta que se abría era la de algún buen samaritano, después llego Open Suse con su camaleón su Yast, y la seguridad que daba estar bajo una gran empresa con gran soporte y comunidad muy tolerante, no tengo nada que quejarme de ella, ni siquiera de sus desiciones comerciales, pero llegaría mandriva, la hija de mandrake, como la extraño, hasta la fecha la que mas he querido, sus colores, su buen estilo y usabilidad, su comunidad tan relajada, sus acciones por la promoción del SO me parece hasta la fecha mi favorita, el mercado y quizás algunas de sus decisiones no permitieron que siga aquí, le extraño muy a menudo, llegaría después fedora, a mi parecer lo mas parecido que encontré a mandriva tras su desaparición y el respaldo de Red Hat, usable, guapa, sencilla, no había mucho que pedirle, hasta que llegó debian, me animé a dar el paso y me encantó, el compromiso de su comunidad con la calidad y el software libre me enamoraron, en debian aprendí a no reuir del trabajo de investigar, a confiar en los que saben y en la siempre útil terminal, después llegaría manjaro, que me mostró la ligereza de Xfce y los repositorios AUR, es hasta ahora manjaro la elegida, la que lleva mis día a día con el ciber mundo, navegando en esta pequeña  netbook de bajos recursos, me cumple con la mayoría de mis necesidades, con la eficiencia y seguridad que se puede esperar de un buen SO de GNU/Linux, su comunidad es pequeña pero amable, sus repositorios compartidos con la veterana y master Arch salen sobrando con mis expectativas, ofreciéndome gratas sorpresas con sus aplicaciones, no he tenido que lidiar con ningún bug en todo este tiempo y se instala y desinstala lo que necesito cuando lo quiero, los soportes privativos están al cien sin necesidad de revisarlos y todo anda como uno podría esperar de un SO bien adaptado a su hardware, Linux haciendo de las suyas otra vez, tras 8 o 9 años de andar, no soy un genio o geek de las computadoras, soy un usuario promedio, músico de profesión, afecto a escribir en algunos blogs, sin mayores pretensiones que las que la mayoría de las personas frente a un PC y debo decir que me ha bastado con eso, durante estos años es cada vez menor la cantidad de problemas que debo resolver, por no decir nula, claro que hubo un proceso de aprendizaje para ello, algo que agradezco, pues me costo solo mi tiempo y atención, ahora se un poco mas y todo anda a la perfección en mis básicas actividades frente a una computadora, este SO me abrió la mente a un mundo donde el saber es algo que se comparte, algo que se espera germine en todos lados para acabar con las obscuridades en un invento tan prodigioso como es la computación y la internet, no puedo sino agradecer a todas las personas que virtual o presencialmente me alumbran todos los días en este camino de la libertad del conocimiento.

 

¡¡¡Larga vida al pingüino!!!

 

Kind of blue

 

 

Era una noche lluviosa como esta, fría; volvía a casa después de un día de preparatoria, la estación universitaria se había vuelto mi refugio radiofónico en esos días y de pronto tras una breve presentación de parte de Sara Valenzuela, ahí estaba, como ella lo dijo ese disco no necesitaba mucha presentación y ahí estaba el contrabajo haciendo todo el resto, esa sensación de caminar, lo mas clásico de todo lo que en la superficie sabemos del sonido de este genero, ese sonido de pasos acompasados, yendo en alguna dirección, no siempre conocida para nosotros, ahí estaban esos pasos firmes, constantes tras un breve discurso inicial y de pronto el sonido de todas esas almas en conjunción haciendo lo que mejor sabían, llevándonos a través de mundos creados por ellos y su conocimiento de los colores y las formas de los sonidos, trascendiendo los sentidos, como no se había hecho jamás en estos tiempos cuadrados, la creación de una sinfonía improvisada que quedo grabada para el futuro, no son pocos los músicos que afirman serlo gracias a este disco, yo por mi parte sentí el inevitable deseo de conocer que expresaban, de que manera lo hacían y aquí estoy mas de siete años después tratando de comunicar mi vida, de la forma en que ellos lo hacían, lo bueno y lo malo, siempre buscando una armonía mayor, compartida, improvisada, fruto del estudio, la practica y el corazón en dialogo directo con el espíritu creativo y el alma fuente de luz y obscuridad. Así mi ser encontró su lugar para gritar, reír y llorar, mundo efímero, instantáneo, en palabras de la presentadora que me puso este disco en las orejas, música del momento para el momento, el jazz me ha traído hasta aquí, la eterna improvisación, la búsqueda como le llama mi papá, me ha movido en sus eternas olas a veces lentas, a veces embravecidas, hasta este rincón hasta este momento y ahora me pongo cada día a buscar algo que decir tras mi instrumento, mientras la vida transcurre en esta sinfonía improvisada llamada humanidad.

 

 

Mudanzas en “La región mas transparente del aire”

Me encuentro en la colonia Santa Ursula Coapa en la ciudad de mexico, para mis adentros, esto es aún y será siempre el Distrito Federal o el defectuoso o el defe como gustamos de decirle muchos todavía a pesar de lo que digan las pantallas que en vez de dirigir el transito anuncian pomposas la nueva constitución política y nombre de la ciudad, algo muy del defe, usar los recursos públicos para promocionar al gobierno en algo inutil, aún así estoy aquí por que incluso eso me parece extrañamente adorable, hace ya varios años que conocí esta ciudad una de las tres peleoneras por el primer puesto en población a nivel mundial, DF, NY y Tokio, las capítales de dos imperios sumisos a un tercero, representado socialmente por la estatua de la libertad en NY, de los sumisos el mio el que mas, robado, despreciado y esclavizado por el comercio mas injusto, aquí vivo, orgulloso y avergonzado de mi imperio decadente, como cualquier capitalino de cualquier imperio, es esta la ciudad mas antigua del continente, cuando los españoles llegaron aquí ya era un hervidero cosmopolita de gente, mas grande que cualquiera de sus ciudades, mejor organizado y construido, pero indefenso ante la viruela y la falta de higiene de los europeos y así es que aquí estamos todos nosotros un montón de mexicanos, considerados por muchos una de las personas mas locas de esta humanidad, difícil no reconocer los hábitos de un mexicano, donde sea que estos se encuentren, según me ha contado gente de cuatro de los cinco continentes que ha venido hasta acá para ver si todos somos así y pues si nos parecemos un poco, solo un poco, conocí esta ciudad haciendo una hora para poder llegar al primer metro la estación de cuatro caminos al noroeste de la ciudad, la cantidad de personas me abrumó desde el principio, el caos, el ruido, la cumbia, los puestos el griterío, mas gente, siempre mas gente, solo era la terminal de una de las 12 lineas de metro que no cubren ni la mitad de este monstruo, no parecía tener fin, aún no parezco estar cerca de encontrárselo, nadie parecía obedecer alguna regla de comportamiento mas allá del tengo que hacer lo que tengo que hacer y no importa nadie ni nada mas, los autos, la gente cruzando al azar, calles enteras invisibles bajo los puestos y las micros, uno de los muchos transportes colectivos de esta ciudad, así la vi por primera vez, me asombró y para mi sorpresa me gustó, mi vida entera ha sido un caos, aún contra mi voluntad y eso parecía ser esto, nací y viví la mayor parte en una ciudad grande de esas de varios millones, pero esto trascendía eso incluso, no había nada comparable, no lo hay, todavía no conozco las otras dos, pero me gustaba, no dejaba de identificarme con toda esa gente corriendo, muchos mal encarados, otros demasiado felices, todo al extremo, así ha sido mi vida, me sentí perturbadoramente identificado, me sentí tranquilo, en casa una enorme, desordenada, sucia, como tantos aspectos de mi vida, se me enseñó a usar el metro, la primera regla de sobrevivencia en esta ciudad, me encantó, lleno de gente como cualquier lado, lleno de vendedores gritando hasta el grado de aturdirme, ya no pasa, salvo una que otra vez cuando invaden los andenes y se convierten en una especie de purgatorio lleno de almas gritando por llamar la atención de algún salvador, todo tan informal, los policias haciendo caso omiso de todo eso, sería estúpido pretender controlar a todos, atravesé la ciudad de oeste a este, y al salir era lo mismo, mas gente, mas gritos, mas informalidad, mas polis platicando, mas gente siempre mas gente, era tanto el caos allá afuera que el caos de acá adentro era intrascendente, dormimos en casa de unos amigos del amigo que me trajó aquí, una pareja de hermosos malabaristas que nos acogieron por una semana, en las inmediaciones del aereopuerto, era la locura ver pasar los aviones a unos metros de las casas, como si fuesen a aterrizar en la calle, así fue mi primera vez aquí, hubo algunas mas antes de venir solo, trabajando siempre en las calles, siempre tocando por unas monedas, la gente en esta ciudad ama la música, mas que muchos otros distractores y siente una especie de respeto y veneración por el músico, callejero o de sala de concierto, así que me enamoré aún mas de esta gente, de pronto andar solo por estas calles ya no era algo temible, bueno casi nunca, sabía que ante todo lo importante era no dejar de trabajar, algo que esta gente valora muchísimo, así que me dedico a trabajar mucho haciendo música.

 

Hoy varios años después quizás cuatro, vivo aquí por que me hace feliz andar entre esta gente, algo lunática, impredecible, pero muy amorosa y trabajadora, desde el rico hasta el ladrón que se entrecruzan todos los días, es difícil, es cansado, claro, moverse a hora pico en el metro o la calle no se lo deseo a nadie, pero no hay de otra algunas veces, amo estar aquí aunque mas de un día haya odiado las incomodidades de este lugar y los extraños y muchas veces egoístas modos de esta gente, amo vivir aquí pues como artista en méxico quizás sea una de las pocas ciudades donde se puede aspirar a vivir y desarrollarse decentemente en nuestra difícil y menospreciada profesión, se me ha cuestionado, criticado y burlado por esta decisión desde mi ciudad natal, por amigos y familiares, pues esta ciudad es quizás la de peor fama en el país, ¿Por que te gusta vivir allá? ¿Ya no quieres a tu ciudad? ¿Te crees mucho? ¿A poco te va bien? ¿Acaso eres tan talentoso? ¿Como es que los aguantas? ¿Que no pudiste hacerla aquí? ¿No te bastó guadalajara? ¿Somos poco para ti? son solo algunas de las preguntas que últimamente se vuelven mas frecuentes y agudas, a estas alturas responderlas me es muy cansado, mas cuando voy en una combi atestada de gente que todo lo pide de por favor y gracias, que aguanta olores e impropiedades de quien sabe quien por ir a trabajar, no puedo evitar pensar que si alguna de esas personas viviera lo que se vive todos los días acá por llevarse el pan a la boca entenderían y apreciarían la poca tranquilidad que le queda a mi ciudad natal, no los culpo por no vivir esto, por que los quiero lo agradezco, yo lo hago por que  mi locura encuentra sosiego y un buen sueldo en este lugar, no encuentro otra razón ademas de las combis llenas de cumbia y “rock en tu idioma” además de la gente que te dice hermanito, o te habla de usted, la gente que te invita un taco en el lugar mas rico o el mas pobre, en este lugar quien no saber ser buena gente con los demás sufre, y quien si lo es también pero un poco menos, por eso amo vivir aquí creo que me lo merezco por lo bueno y lo malo que he hecho, esta ciudad como la loba que amamanto a Rómulo y Remo y nos dio a roma la gran puta, nos alimenta a todos, nos pegamos a ella como bastardos huérfanos y malnacidos y nos amamanta con amor de perra, a veces nos muerde y sangramos, pero también nos defiende y nos abriga amo mi trabajo pero ni de el dependo, en una semana espero además vender algo por ahí a las afueras del metro con mi amiga como tanta gente, amo esta ciudad pero podría irme mañana si lo deseo, solo es que me la paso bien, me recibió y me trató de la manera mas linda que supo y yo le trabajo todos los días, se me enseñó desde el primer día en este lugar que siempre hay que regresar una moneda a quien la pide en el metro, al informal, hasta a el que finge ser ciego en los vagones del metro, no siempre, pero de vez en cuando como impuesto por las que recibo, hay que dar para recibir, una de las grandes lecciones de esta ciudad que si no lo haces te come, sin que te des cuenta, ahora me encuentro endeudado hasta las cachas, me esperan largas jornadas de trabajo pero valió la pena por vivir la experiencia de vivir en una de las tres ciudades mas grandes del mundo, la mas vieja del continente, capital de un imperio glorioso y también injusto, pagamos todos aquí ese karma, pero miramos las pirámides con orgullo después de 700 años, avenida insurgentes sigue llena de vendedores, xochimilco lleno de flores y canales mejor construidos que los de venecia,”aquí nos toco vivir, en la región mas transparente del aire” decia Ixca Cienfuegos en la novela homónima de Carlos Fuentes, así es, aquí nos toco vivir, bajo la nata de contaminación eterna, sobre las calles llenas de mugre y sudor, entre ladrones y santos, no se sabe donde esta la raya que los separa si es que la hay, solo se sabe que hay que salir a sobrevivir, a trabajar o lo que sea, pero no quedarse ahí nada mas, la gente afuera hace el resto, moviéndote como ola; aquí pago yo mi deuda con el karma, mis errores de administración, mis sueños egoístas, mis anhelos irrealizables, mis pendejadas vamos, pero también aquí gano alegrías fugaces, agradecimiento de gente en infiernos igual o peores que el mio, aquí recibo unas monedas afuera del metro por un jazz novatamente tocado y mi alma descansa al fin por ello, mientras rendido cada noche caigo para ver salir el otra vez por la mañana que poco a poco clarea la larga noche de mi alma, dormida aún como el Iztacihuatl y mi espíritu humeante como el popocatepetl que velan el sueño de estos millones y creo que todo esta donde debería estar, mientras las pirámides construidas por los dioses en la noche los tiempos aún resguardan la capital de este imperio.

Elegia 16 rumbo a la 17

Elegía No 16
Son ya 16 años de necesitar-extrañar tus abrazos y tu sopa de arroz; tu buen humor casi todas las mañanas y tus pláticas infinitas; de tus clases de cinismo cívico todas las tardes con el que alimentábamos los egos de corazones doloridos, 16 años extrañando ese mundo al que nos arrojaron contra nuestra voluntad y que nunca terminamos de construir (como tantas cosas en nuestra vida) tus malvas, tus rosales, tu nochebuena; ¡Pendejos! (que era ese tu insulto favorito, quizás de toda la familia)si hubiesen querido escuchar nuestras pláticas de regreso a estipac, si hubiesen querido salir con nosotros a ver las estrellas al patio, lo único digno de verse en ese pueblo, decías, quisieron TODOS educarnos, hasta tus hijos, a tu corazón de fuego y agua; por que es la ilusión de estos días educar el corazón…
…son 16 años de observar y callar la sonrisa cínica pero compasiva que me enseñaste a quienes hablan de superar, de no estar triste, mientras disfrutan de su guiso favorito por que culpa de nadie es, soy solo yo, tu último eco, quizás la última pasión desbordada de tu ardoroso espíritu en el fondo de una presa en calma, como el cráter de un volcán.

atte. un (tu) pinche loco y tóxico malnacido pedazo de carbón que en menos de mil años será un bello diamante (perdón Má de colgarme de tu sagrado recuerdo, el mote lo junté de mi buzón de quejas, comentarios y sugerencias, así que es tan cierto como falso)

Software libre

Dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, tengo un mes con nueva computadora y está chuchería llamada tablet, un mes con Windows después de 6 años de navegar entre distribuciones Linux (una distribución Linux son las distintas versiones de este sistema operativo) la última vez que lidie con el vista acababa de dar mate al XP, y era un asco, más de lo normal en Windows que no tuvo un buen producto desde Windows 98, decidí probar algo diferente, no era fácil sin el dinero para una Mac, así que a mis manos llegó el nombre de Linux, no hablaré de como entre a este mundo en este post, solo diré que logré convertirme en un usuario muy básico de este sistema, las razones bueno son conocidas se dice que es difícil de usar, pero también que es gratis y que no tiene virus, la primera afirmación no es del todo cierta, las otras dos se quedan cortas en su verdad, resultó ser complicado pues era algo diferente, pero su funcionalidad venía de algo con lo que no pude evitar identificarme, este sistema está abierto para cualquiera que quieras y pueda modificarlo, una vez descargado puedes hacer con el lo que quieras, hurgar en su programación y dejarlo a tu gusto, puedes hacer tu propio Linux con la preparación adecuada, es un sistema mantenido en su gran mayoría por gente voluntaria de todo el mundo deseosa de que el conocimiento sea en verdad para todos, gente que regala mucho de su tiempo en hacer que pueda funcionar esta obra de amor al conocimiento y la libertad, es solo la primera de mis publicaciones sobre este tema que tanto me gusta, a los pocos lectores que aquí lleguen les invito a leer un poco de Linux y el software libre, encontrarán quizás el porque los gigantes de la información son parte de los grandes males que nos aquejan gracias a sus políticas imperialistas y desleales hacia sus propios usuarios y mantenedores.